Seguidores

libros que estoy leyendo

libros que estoy leyendo

Relatos


31 de Diciembre

Son las doce de la noche, se escuchan los voladores llenando con su luz el cielo, bellos colores anuncian el nuevo año. Yo ando sola en medio de la multitud. La gente baila, grita, aplaude y se ríe al son de las campanadas. De repente algo me detiene, no sé, hay algo diferente allí. No puedo explicar la razón pero siento que allí hay algo fuera de lo común.
Los fuegos siguen, y yo estoy parada sin saber que hacer. Decido seguir la marcha, doy la vuelta y sigo mi camino. Voy tan deprisa que no me doy cuenta de que alguien corta mi paso. Intento esquivarle y continuar, pero hay algo en él que llama mi atención.
Nos disculpamos mutuamente, nos miramos, y algo pasa en mi interior, siento un fuerte cosquilleo que atraviesa todo mi ser. No le he visto en mi vida y parece que le conozco mejor que a mi misma. Me ofrece su mano y una silla a su lado, mientras me dice:
El espectáculo acaba de comenzar, me acompañas …



Diario de una adolescente en apuro
 

Crónicas de una aventurera en apuros

Os habéis planteado alguna vez que hubiera pasado si en vez del camino que escogisteis hubieseis preferido el alternativo.
Eso me pasó a mí y el día mismo de la boda. ¡No! no me dejaron plantada, al contrario fui yo la que por causas ajenas a mi voluntad, ¡Bueno! No tan ajenas decidí no presentarme a mi propia boda.
Y aquí estoy con algo más de treinta años, solo algo más, y soltera.
Mi madre me lo recuerda todos y cada uno de mis agobiantes días, una y otra vez. ¡Es que se cree que ser mujer es fácil! y que no tenemos nada mejor que hacer que casarnos. Pues no, yo no me casó y por si fuera poco y para mayor depresión familiar, he decidido que esta ciudad es muy pequeña para mí y mis agobiantes convecinos.
Me voy a dar la vuelta al mundo
 Sí,  ¿De que os extrañáis? Acaso es imposible
Eso mismo le conteste a mi madre mientras hacía las maletas, ella gritaba histérica
- ¡Estás loca!
Primero te quedas solterona y ahora pretendes abandonarlo todo para ir detrás de un sueño de locos.
Sí, mamá será un sueño de locos pero es mi sueño, es mi vida y si soy solterona y a mucha honra ¿Qué pasa?
Bueno lo que vino detrás fue sermones y más sermones que prefiero olvidar y no comentar. Lo importante es que estoy aquí sentada en el avión rumbo a la aventura.

-         Señores pasajeros, abróchense los cinturones, despejamos …

¡Vaya! Que miedo dan esas palabras…


Soy una superviviente, ¡ Sí, una superviviente ! Pero no una superviviente de esas que van a un reality show y hacen el papel de su vida.
No, yo soy real, de carne y hueso como cualquier adolescente de veinte años.
La verdad es que no es sencillo tener mi edad. La gente piensa que somos inútiles y que no tenemos sangre en las venas.
Pero imaginan mi situación ¡ No! Ellos prefieren criticar. No se dan cuenta que a causa de nuestra corta edad no tenemos rumbo fijo. Y que justo en el momento que nos decidimos a estudiar y hacer de nuestra vida una carrera, va el gobierno y sube las tasas de la Universidad. Pero no se han dado cuenta de que no tenemos ingresos, que dependemos de la generosidad de nuestros padres.
Y que decir de la crisis, encontrar trabajo ahora no es cansino es como tocarte el gordo en Navidad.
¿ Qué creen que por ser estudiante en apuros me van a contratar ?
Además prefiero estar en casa y pasarme toda la tarde navegando y chateando en internet. Aunque ahora no es necesario ni pasar la tarde en casa, con las nuevas tecnologías puedo chatear y navegar. Tan solo es necesario llevar en mi bolso el móvil phone de última generación, que conseguí en una compañía telefónica, con la ridícula condición de que permanezca con ellos dos años y todo gratis, bueno con la generosa aportación de mis padres que me pagan la
cuota mensual de gastos ¡ Es la bomba !
Y que me dicen de esos fines de semanas salvajes y del que todo mundo hablan y por supuesto se dedican a criticar.
¿ Es que por ser jóvenes no tenemos derecho a divertirnos ?
¿Y que quieren que paguemos una discoteca privada?
¡ Señores estamos en paro ! Y creo que tal como esta la situación, seguiremos siendo y seré “ El diario de una adolescente en apuros “


Náufrago

Esta historia es difícil de creer pero tengo que asegurarles que ocurrió
Hoy he encontrado una botella en la playa, hasta ahí podría considerarse algo normal, si no fuera porque dentro había un pequeño papel enrollado con un mensaje.

“ necesito ayuda, estoy perdido en una isla del pacifico muy pequeña, si lees esto debes saber que eres mi única esperanza.”
En un primer momento pensé ir a la policía, pero realmente creen que me iban a creer, lo más lógico es que pensaran que estaba loca, o que no tenía nada mejor que hacer.
Me incline por mirar en internet, y según pude averiguar en el Pacifico había más de cien islas, pero pequeñas y aisladas solo tres. Bueno por lo menos si me pierdo no me quedarán muchas alternativas de perdida.
Llame a mi jefe para pedirle mis vacaciones anticipadas y vaya si me las dió y indefinidas por cierto. Creo que me estoy volviendo loca, pierdo mi trabajo en menos de cinco minutos y solo por perseguir un mensaje, y por si fuera poco no sé a quien dejar a cargo de mis plantas.
El viaje fue bastante corto, pensé en dormir un par de horas, pero ni tiempo me
dió. Llegué a Uraluna la isla principal del Pacifico, allí el tiempo parecía detenerse, nada que ver con el ritmo acelerado de la ciudad. Alquile un bote a motor, no es sed de aventurera es que allí es el medio de transporte mas usual y eficaz para moverse entre islas. Solo espero que no sea eficaz para la cena de los tiburones.
Antes de embarcar pregunte a unos ancianos pescadores si sabían algo del tema, bueno las personas mayores son muy sabias. Me dijeron que hace un par de años hubo un accidente en el que un pequeño yate te hundió cerca de la zona, buscaron al tripulante, pero nunca apareció.
!Vaya! A lo mejor y todo los fantasmas existen.
Rodee las pequeñas islas y nada, ninguna señal de vida. Seguramente llegue tarde, a lo mejor fue rescatado hace tiempo, o quien sabe los fantasmas …
Justo cuando me iba a dar por vencida una humareda que salía de la extensa arboleda llamo mi atención.
Eche la pequeña ancla y me tire al agua para poder llegar a la orilla, la verdad es que aquellas aguas cristalinas tenían algo especial. Cuando llegue a la orilla la arena blanca cubría por completo mis píes, hacía tanto tiempo que no sentía tanto bienestar en un solo instante.
Me adentré en el densa oscuridad de la arboleda sin pensarlo, la curiosidad era superior a mi, y después de tanta búsqueda y misterio echarme atrás ahora sería estúpido. El miedo recorría todo mi cuerpo a cada paso. Sé que iba por buen camino porque el olor a hierba quemada era cada vez más fuerte.
Por fin, al cabo de un rato divise el fuego, era una pequeña hoguera y a su lado había alguien sentado.
Me acerque aún más y sin querer pise una rama seca que en medio de aquel silencio sonó estrepitoso.
El chico se levanto extrañado y se acerco a mí. Sus ojos eran azules y su pequeña barba de una semana le daba una aspecto bastante interesante. Enseguida le pregunte si era el dueño del mensaje que días atrás había
encontrado en una botella. Me dijo que sí, pero que ya era tarde para venir a rescatarlo. Estar aquí tanto tiempo le había hecho entender que nada de lo que tenía antes podía compararse con esto, la libertad y la pureza de cada instante compensa todo lo perdido.
En una cosa estaba de acuerdo, desde que llegué aquí todo lo que deje atrás carecía de valor, era como si mi vida comenzará de nuevo.
Se acercó aún más a mí, y mirándome con sus intensos ojos azules me pregunto:
¿ Quieres compartir mi isla ?
 
Una historia con un toque de humor y algo de intriga ...Eran las doce de la noche, todo parecía estar en silencio. Nada se movía en aquella enorme casa, salvo aquel incesante goteo que pretendía seguir eternamente con su hueco sonido.
No...... era la primera vez que me quedaba allí. Desde que mi madre heredó la casa un año atrás nos habíamos quedado un par de veces en familia, para organizar alguna que otra fiesta social.
Pero hoy estaba sola, no había nadie a quien llamar ni tampoco a quien acudir en caso de emergencia.

¿Por qué estaba allí?

Pues por bocazas, la verdad soy de esas personas que se las da de valiente y caen en su propia trampa.
Mi madre necesitaba que alguien se quedará vigilando la casa ya que ella tenía que salir de viaje, y dejar la casa sola era peligroso ya que había indicios en el barrio de ocupaciones ilegales.

Y … ¡Si! Yo me hice voluntaria, pero solo por cortesía y como nadie más fue tan estúpido de ofrecerse ¡ Me tocó!

De día la casa era impresionante y llena de luz, pero de noche más bien parecía la mansión de Drácula.

¡Vale! Soy exagerada, pero en esta situación y en la oscuridad de la noche.

¿Qué pensarían ustedes?

Ya tenían los nervios de punta cuando se escucharon unos pasos.

¿Como era posible? Estaba sola no había nadie más allí

Quería levantarme pero el miedo era más fuerte que yo y me aconsejaba lo contrario.

El móvil ¿Donde esta el móvil?

¡Mierda! En la mesa de la cocina

¡Vaya! Por una vez que lo necesito de verdad y no lo tengo a mano.

Estar ahí quieta era una buena opción, pero y ¿Si entra? Estaría atrapada, la ventana esta a mucha altura del suelo y por desgracia mi madre aún no ha comprado armarios, ideales como escondite.

¡Socorro!

Soy joven para morir, no paso aún los veinte.

Me levante y sin hacer ruido cogí la raqueta de tenis ¡ No! No voy a ponerme a jugar ahora en esta situación, pero como arma me vale.

Salí despacio mirando a ambos lados, por suerte no había nadie. El ruido venía de abajo, estaban en la cocina.

¡Oh no! La puerta la dejaría abierta, no recuerdo bien si la cerré bien al entrar del jardín.

Me dirigí sigilosamente hacía la cocina con mi raqueta en la mano. De repente te escucharon unas desagradables risas que parecían provenir del inframundo.

¿Fantasmas? No es posible mi primera noche en la casa sola y salen fantasmas.
Mi primera intensión fue salir corriendo, pero huir era de cobardes y quedarse de tontos.
O sea, ya saben lo que hice.

Mamá, papá os quiero, ¡ No me olvidéis!

Sujete con más fuerza mi raqueta y abrí lentamente la puerta de la cocina. Todo estaba en silencio, tan solo el suave chirrido de la puerta animo el ambiente. El interior estaba muy oscuro no se veía nada.

¡Sorpresa!

La luz se encendió y ahí estaba mi familia y amigos

¡ Y yo en pijama de ositos rosas!

¡ Sorpresa!

Pero si hoy no es mi cumpleaños ¿Qué celebramos?

Nadie celebra aquí su cumpleaños cariño

¡ Feliz no cumpleaños!

Y la oscuridad se hizo de nuevo …

Entrevista a Mariah Evans

Buenos días. En primer lugar quiero agradecer que contéis conmigo para una entrevista. Me hace mucha ilusión aparecer en vuestras páginas....